Rúa das Hedras, 6, 1E. Milladoiro - Ames. A Coruña
640 086 416 | 666 802 299
comunicacion@dooingit.com

Carta abierta a mi socia

Carta abierta a mi socia

Reflexiones después de casi un año de aventura

Hace unos días estaba hablando contigo sobre la planificación del próximo año y me pareció un buen momento para, antes de lo previsto, echar la vista atrás.

Muchas personas, entre las que me encuentro, esperamos a que acabe el año para desear lo mejor, un próspero y feliz año nuevo. Son palabras, deseos. Los deseos están muy bien, pero creo que hacer todo para que sean una realidad, es lo que marca la diferencia. La actitud que dicen por ahí.

He pensado, como te dije, que era un buen día para darle las gracias a este 2019 por estar ahí con uno de mis sueños, mi empresa, nuestra empresa ahora, algo que te agradezco especialmente Paz, porque recorrer el camino siempre es mejor y más agradable con compañeros en los que confiar. Esos a los que les puedes dejar tu vida en sus manos sin temor a engaños, ni a que te sorprendan negativamente, que lo dan todo sin excusas.

Sin tu esfuerzo, tu buen trabajo, tu empeño, no estaríamos aquí. Y claro que hubo dudas, momentos complicados, eso nos hace personas. Sobreponernos a las dificultades, superarlas y hacer lo que realmente queríamos hacer. La arena hace tanta falta como el aire para eso. Ya me entiendes.

Ahora que estamos en plena adolescencia, creciendo, no debemos olvidar nuestros inicios, debemos tener presente en nuestra mente unas sillas de colegio que no pegaban nada con una mesa top de diseño en una oficina muy grande para dos, y que en nada se quedará pequeña.

Y no me olvido del equipo, que ha sido y seguirá siendo fundamental. Con los nuevos que dan tanto y aportan más que trabajo. Esos que han encajado tan bien.

Ha sido un año muy duro, con muchas montañas que escalar y algunas que rodear, algunas ya las conocíamos de verlas otras veces por ahí, pero lo importante es que hemos llegado a ese destino que nos habíamos propuesto. Ese que está en nuestra mano. Y que al final no es el destino, es el camino que se elige y se recorre.

Por lo demás, como soy “personita” en proceso de ser mejor persona – a ver si lo consigo – recuerdo también especialmente a los que han estado a mi lado en la vida. Gracias a los que siempre han empujado diciéndome que adelante, que era posible. Y lo es. Sólo había que hacerlo, ponerse manos a la obra. Y que acompañase la suerte, y ha acompañado, aunque le hayamos ayudado, ha acompañado.

Ya no podemos arrepentirnos maestro Yoda. No lo hemos intentado. Hecho. Check.

En menos de un año hemos conseguido cosas que son objetivamente difíciles de conseguir. Sabiendo que es bastante probable que el próximo año será difícil, también será muy distinto, y un nuevo gran reto. La base ahora es sólida. Se superarán las dificultades que lleguen.

Queda mejorar. Aprender de los errores. No repetirlos y al menos, por mi parte, dejar de ser ese hombre que ha acabado hablando con alguna piedra de tantas veces que se ha tropezado con ella. Aprender. Crecer. Adaptarse.

La vida misma.

Capítulo cerrado. Se abre un nuevo. Toca seguir escribiendo nuestra historia.

Tags: , , , ,

Un comentario

  1. Paz Cariñena dice:

    Como dices en tu carta, Juan, recorrer el camino siempre es mejor y más agradable con compañeros en los que confiar. Esos a los que les puedes dejar tu vida en sus manos sin temor a engaños, ni a que te sorprendan negativamente, que lo dan todo sin excusas.
    Sin tu esfuerzo, tu buen trabajo, tu empeño, no estaríamos aquí.
    Gracias recorrer el camino conmigo. Seguiremos escribiendo el segundo capítulo, y el tercero… y todos los que nos empeñemos en escribir.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *