Los ladrones ya no son de guante blanco… van en pijama

Ya no es necesario salir de casa para cometer un delito, para extorsionar a una empresa cifrando sus datos. Lo único que necesitan los hackers es sentarse tras la pantalla de su ordenador. Seguramente se sentirán importantes, poderosos, protegidos por el anonimato. Sentados en su casa, en pijama, son capaces …